La curiosidad de un niño de 4 años destruye una figura de Lego valorada en 13.000 €