Enfrentados a un teléfono de marcación por pulsos (los de rueda de toda la vida)