Estados Unidos, partido en dos después de la campaña