El Langui no deja de buscar valientes... esta vez, junto a su hijo