La erupción volcánica en El Hierro, entre el miedo y el espectáculo