ERC y PDeCAT ven ahora necesaria la negociación con el Estado