EEUU confía en que la filtración no dañará las "excelentes relaciones" con España