Estado de emergencia en la costa oeste de EEUU ante la crisis de los sintecho