Declarada inocente después de clavarle un zapato de tacón en el ojo a un chico