Dani Olivier, el matemático que hace del desnudo un objeto de deseo mediante la luz