El director de la DGT justifica que se quedara en Sevilla: "Una ciudad con líneas telefónicas e Internet"