La cumbre de París, la última oportunidad para revertir consecuencias climáticas