El pastor que planea quemar el Corán se lo replantearía si recibe una llamada de la Casa Blanca