Continúa la extorsión pese a la "tregua" anunciada por ETA y las "kale borroka"