Consumimos el doble de sal de lo recomendable