La Constituyente en Venezuela ocupa su propio hemiciclo y lanza una 'caza de brujas'