El futuro del PP, en mano de los compromisarios