Cruce de mensajes entre el Gobierno y la Generalitat en Barcelona