Comerciantes del barrio barcelonés de San Antoni se desnudan en un calendario solidario