Una Coca-cola de 25 millones