La fructosa, peor para el metabolismo y el sistema vascular que la glucosa