Cerca de 500 muertos tras el terremoto que ha asolado la frontera entre Irán e Irak