El despacho de Don Juan Carlos estaba lleno de micrófonos