Carrie Fisher continúa estable tras el infarto que sufrió el 23 de diciembre