Caras tristes en Madrid y en la delegación madrileña tras la elección de Río