La Cañada Real en pie de guerra