California, devorada por los peores incendios de los últimos 80 años