Tensión y nervios en el desalojo del campo de refugiados de Calais