La CIA ocultó un programa antiterrorista por orden del vicepresidente Cheney