Las apuestas del CES: realidad virtual y tecnología para llevar puesta