La Unión Europea y Turquía se preparan para hacer frente a las expulsiones de refugiados