Barcelona recibe al Papa con más frialdad que Santiago