Barcelona y Madrid se encuentran entre las ciudades más caras del mundo