La banca española responden a las exigencias de Bruselas