Los métodos de desinfección de los hospitales no eliminan las bacterias