Parrillada: 500 euros. Cerveza: 50. Trampa para incautos en pleno corazón de Lisboa