Tiroteados por la policía brasileña mientras transmitían un vídeo para Facebook