Aumenta la presión sobre los alcaldes que no quieren ceder sus locales para el referéndum