Ramoncín tuvo que vender su "talento" a la SGAE tras sufrir una "persecución"