El ataque mortal de un oso pardo, la última tragedia en Estados Unidos