El futuro de Artur Mas está en el aire