Armar a los profesores: la solución de Trump a las matanzas en los colegios