La Armada española intentó averiar el atunero para poder negociar