Arabia afirma que "Irán es el último país que puede acusar a otros de apoyar al terrorismo"