Amnistía Internacional considera que ni los Jordis ni los exconsellers son presos políticos