Alejandro, dueño del autobús accidentado: "Había mucha sangre, yo me derrumbé"