Aguirre trata los sondeos como un "estímulo"