Aguirre y Gallardón optan por no echar más leña al fuego