Los ayuntamientos quieren evitar las agresiones sexuales durante sus fiestas