En Abu Dhabi, todo es a lo bestia